Bueno, pues molt bé, pues adiós

Desde el 20 de septiembre me han dicho muchas cosas. Me he encontrado unas cuántas y he visto otras pocas.

Como gente que apenas me conoce que me ha dicho que soy muy poco agradecida para ser española de adopción. Pero no preguntaron ni cómo ni por qué. Ni nada. Gente que ciertamente no estaba ahí hace 14 años y que claramente no está hoy.

Como gente que decía apreciarme y conocerme, pero creen que soy tan tonta, que se han tomado la libertad de decirme “esos catalanes independentistas a los que te has unido.” Así. Como si fuera una secta. Como si me hubieran lavado el cerebro. Como si no tuviera derecho a formarme mi propia opinión.

Como personas que sin saber si he sufrido discriminación o no, ni dónde ni a manos de quién, me dice que los catalanes son racistas y que me marginarán. Son las mismas a las que he visto defender a los fachas que camparon con violencia por Valencia o Barcelona. Seguramente ellos me invitarían a una birra. Ya.

Como gente que defendía las cargas del 1O y que ha callado cuando le he preguntado si estaría igual de bien si la cabeza abierta fuera la mía. O la de algún amigo. El que calla otorga.

He leído a conocidos defender a brazo partido la legalidad vigente. A esos mismos los he visto apagar las luces del coche y huir marcha atrás de un control policial. A algunos de esos los he visto comprar drogas. Y consumirlas. Y no, no hablo de maría. Pero se ve que la legalidad que hay que defender es solo aquella que les sale de los huevos.

También me he encontrado con gente que proclama el respeto por los que no piensan como ellos, pero que silencian o UF a las personas que no piensan como ellos. De esos tengo varios. Debe ser que está bien que pienses distinto, pero en la intimidad. Calladito y sin molestar. Sin que se note.

También me han mandado a mi país. Más de una vez. Pero los racistas no son ellos. Todo en orden. Todo dentro de su orden. De un orden que les ha dejado establecido uno que se murió, pero no se fue.

Os he visto vitorear la prisión sin fianza de los Jordis. Esos que están detenidos porque “dificultaron, sin llegar a impedirla, la labor de la comisión judicial.” Me voy a callar y no voy a deciros nada a aquellos que valientemente impedisteis, o intentasteis impedir, los desahucios. Ni a quienes los defendíais. Pero ellos también buscaban impedir la labor de la comisión judicial. ¿No?

Anuncios

3 comentarios sobre “Bueno, pues molt bé, pues adiós

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s